jueves, 30 de diciembre de 2010

Bye bye 2010...

El 2010 llegó entre familia y amigos, celebrándolo hasta el amanecer y dándole la bienvenida con un típico chocolate con churros. Enero me trajo una visita desde el sur; habian pasado poquitos días y ya le echaba de menos. Al llegar a su ecuador, una tal Les Paul y SG llegaron a casa, ellos eran más rock&roll que nunca. Pasaron los días y enero se fue, dejándonos un gran sabor amargo. Su frío invernal no fue quien de congelar el dolor por esa despedida. Sólo quedan los recuerdos. Y yo me volví más india que nunca.
Con Febrero vinieron los exámenes dejándonos sin carnavales. Con lo que me gusta a mí disfrazarme. Sesiones de fotos. Arco Iris.
En Marzo visitamos el acuario, queríamos ver como le daban de comer a las focas y al gran tiburón. Visitamos la torre de Hércules, la Rosa de los Vientos. ¡Ese día si que anduvimos! Me duelen las piernas sólo de recordarlo. Volvimos a la XGN. ¡Tres días sin dormir! Demasiado ordenador, demasiado internet, demasiado vicio. Recuperé mi viejo pc, con su windows 98 y los juegos de aquella época.
Abril nos llevaba de viaje al pasado: recordando personas, recordando París, Vannes, Poitiers...Fuimos de visita a la playa en busca de un helado... Le recordamos, que a pesar de todo queríamos ser felices.
En Mayo, celebramos su cumpleaños con muchas muchas velas, concretamente 67. Llenamos de globos el salón y por supuesto no faltó la tarta. El chico del tazón verde se iba a Valencia. Exhibición motera. Fui culé por un dia, me vestí con su camiseta y fuimos a desayunar a la peña Madridista. Curiosamente nos recibieron entre aplausos. Día para no olvidar. Con un partido emocionante hasta el final, tanto que acabo decidiéndose a penaltys, la suerte se puso de nuestro lado. Pudimos celebrar el ascenso del Fabril.Recordé que las "aventuras más dulces son siempre las más inesperadas" un 24.
Con Junio fuimos a visitar los patitos al estanque, contemplamos atardeceres sobre la ciudad de las tres estaciones. Celebramos el solsticio de verano, la noche más mágica del año. Sus últimos días se hicieron difíciles, con alguna que otra decepción y una fría despedida. Había dejado escapar al monstruo de su jaula. Y sin olvidar los exámenes, necesitaba hacerlo bien, conseguir lo que me había propuesto. Necesitaba demostrármelo a mi misma y en cierto modo, también se lo debía a ellos.
Julio me llevó de vuelta a casa, de vuelta al trabajo de verano (de todos los veranos). Sin embargo, este año pintaba diferente, y de alguna manera lo fué. Si bien no hice todo aquello que me había propuesto, había disfrutado de cada instante con ellos. Descubría el pan de mickey mouse. Nacía indianbubbles. Disfrutaba de una épica final del mundial de fútbol. Y una personita se iba para ser mis ojos, lejos en tierras celtas.
Ellos me sorprendieron con una comida de cumpleaños un 4 de Agosto, regalándome una nueva historia de Peter Pan: hijo de una prostituta borracha que lo maltrataba. Todos quedamos sorprendidos. Otras dos despedidas, otro duro golpe. Concierto de Amaia Montero. Reformas blogueras. Una agradable visita pirata. Unas entradas que significaban una de muchas aventuras juntos. Tiempo de Gigantes y Cabezudos. Tiempo de llegadas: un pelirrojo leprechaun llegaba en arco iris desde Eire para quedarse. Tiempo de despedidas: mi morena, mi contraste se iba lejos.

Pero el verano se fue rápido. Pronto llegó Septiembre, y con el finalizó mi trabajo, comenzaron mis exámenes, volvía a mi "Turquía". Estuve de visita por A Guarda, persiguiendo atardeceres, tardes de río, gominolas en cantidades industriales, noche con ellos en el enigma, cruzando fronteras. Mi hermano se deshizo de su apéndice. Comenzaba un nuevo curso, con un nuevo compañero de piso: bienvenido Jorge.
¡Cierra los ojos y salta!
Sin darnos cuenta, un Octubre hacia aparición. Y nos dejaba una semana sin luz y algún que otro susto. Monopoly. Arroutada. Concierto de Rulo y la Contrabanda, fotos y charla con ellos. Disco firmado. Inolvidable.
Noviembre con corte de pelo y fotos de Orla. Empezamos el curso de fotografía: aprendimos tantas cosas. Mamá se deshacía de los monstruos que se escondían bajo mi cama. Un 42 muy especial. Esperada película de Harry Potter ("nowhere is safe"). Noche de bolos.
 Y llegó el frío Diciembre, con exámenes, trabajos, prácticas y poco tiempo libre. Exponían nuestras fotos en el Forum. Días locos de compras de Navidad: asaltamos el Ikea, compramos un árbol de navidad por 2 euros, nos recorrimos el Dolce Vita y comimos a las 6 de la tarde en un McAuto. Noche de patinaje sobre hielo.  Navidades en el país vecino con la visita de un Papá Noel muy peculiar. Trajo consigo también una beca: la necesitaba, necesitaba saber que lo había conseguido. Se me habrían las puertas a planes futuros.

Y aquí estoy, escribiendo y recordando que he hecho más cosas de las que pensaba.Y otras tantas que me dejo en el tintero. Este año ha sido un "ir y venir" de emociones. Tuvo sus momentos difíciles, pero siempre hay que saber encontrar la felicidad en esos pequeños detalles. Y ellos, que son expertos en arreglar mi mundo, me han regalado muchos momentos felices. Familia, amigos, él. Para despedir el 2011 con ellos, y para empezarlo con ellos.
Que en el 2011 no me falteis vosotros.

¡Feliz año nuevo!

5 comentarios:

Zai dijo...

Pues que empieces bien el año, y lo más importante, que consigas aquello que te propongas.
Feliz año Esti :)

pequenotrasgo dijo...

Feliz año, hadita :)

uenrly dijo...

Suena genial casi todo tu 2010, que el 2011 sea, cuanto menos, igual de genial!

Siempre quise comer en un McAuto xD

Panchinceto dijo...

Por que no sea la última visita pirata =)
Feliz año Hada, espero que el 2011, sino tan feliz, venga mucho mejor que éste.
Un abrazo a todos!

isia dijo...

Caray! CUantas cosas hiciste durante 2010! Yo creo q lo puedo reeumir a un par de conciertos y mi gran viaje a Escocia. Que claramente no lo cambiaría por nada y no puedo decir que no haya sido importante.

La verdad sq admiro tu capacidad para ver con esperanza el futuro y espero q en 2011 se sigan cumpliendo tus sueños y, auqnue nos veamos si cuadra todavía menos, sigamos contando la una con la otra como hasta ahora.