sábado, 16 de abril de 2011

Decisiones

En determinados momentos de nuestras vidas nos vemos en la situacion de escoger entre diferentes caminos. Muchas veces me han dicho que soy una persona bastante indecisa, últimamente lo único que he hecho ha sido tomar decisiones.
Febrero nos dejaba abriendo puertas a nuevas aventuras, a nuevos retos que podrían cambiar las cosas de cara al próximo año. No era tiempo de ser cobardes.
Con mucha ilusión, rellené aquellos papeles que me llevarían el año que viene a estudiar en otra ciudad distinta, en otro país, en otra cultura. Tendría que marcar por orden de preferencia tres destinos.
En primer lugar, Poznan (Polonia). Era la ciudad de los planes perfectos: compañía, su situación en Europa lo cual permitía poder conocer muchos otros países, y el coste de la vida allí era muy barato en comparación con el resto de destinos.
En segundo lugar, Linz (Austria). Una ciudad bonita, distinta, y la verdad, sonaba bastante bien el poder decir: "Estudio en la Universidad de Johannes Kepler". (=P)
Y por último, Antwerpen (Bélgica), otra buena opción, sin duda.

Era la oportunidad de perfeccionar idiomas, de sumergirse en una nueva cultura, de visitar nuevos lugares, de aprender, de aprender, de aprender.
Me inquietaba un poco el conocer la resolución. Hace más o menos un mes, me comunicaban que me había sido otorgada la plaza para estudiar en Bélgica.
Fue entonces cuando realmente fui consciente de las decisiones que debía de tomar, del miedo que supone emprender una aventura como esta.
 Pensaba en todo una y otra vez. Pedí consejo, opiniones.

Finalmente, este jueves entregué un nuevo documento explicando los motivos de mi renuncia a esa plaza en Antwerpen. Decidí echar anclas, amarrar el barco.
Tal vez no haya sido valiente. Tampoco ha sido algo fácil, pero creo que es la decisión correcta.

Espero no arrepentirme.

6 comentarios:

uenrly dijo...

Sabes? Mi primer año en Santiago fue horrible, los dos segundos no fueron para echar cohetes y este último... tampoco está siendo una fiesta... Y en dos horas cuando quieras puedo estar en casa si no estoy bien aquí... Irse tan lejos a riesgo de pasarlo mal y no tener la oportunidad de volver cada semana, debe ser horrible. Yo creo que has tomado la decisión correcta, hay que estar muy seguros para aceptar algo así.
Un besiño!

isia dijo...

Puedes haber sido cobarde por no ir a la aventura, pero has sido valiente por haber decidido hacer otra apuesta. Todo estaba en tu mano, tu has elegido tu camino y eso es lo importante, q es TU CAMINO y nadie lo ha elegido por ti.

cuento con vernos el lunes, espero oír el batir de tu alas

bks

Zai dijo...

Repito lo que te dije en entradas pasadas, lo importante es que el barco esté en buen puerto, y si el no irte consigue que el barco esté contento supongo que es lo importante.

Panchinceto dijo...

Todas las decisiones necesitan de valentía para encontrar la felicidad al final del camino que has tomado con ellas.

Piensa que es tu decisión, que la has tomado por unos buenos motivos. No está mal ser indecisa siempre y cuando no seas demasiado impulsiva.

Los piratas también necesitamos quedarnos en puerto para que reparen nuestro barco, maltrecho de tanta aventura.

Un fuerte abrazo, Capitana.

Little Grasshopper dijo...

Hay decidisiones que son difíciles de tomar, y esta seguramente haya sido una de las difíciles para ti.
Nunca te arrepientas :), siempre podrás conocer nuevos mundos como turista no? :)
Besos!

L. Celeiro dijo...

Una decisión complicada.