sábado, 11 de octubre de 2008

Recordando...

Observando con detalle mi habitación, caigo en la cuenta de que esta llena de recuerdos mire hacia donde mire.
Esa vieja foto de hace ya bastantes años que adorna la cómoda, y que retrata el rostro de esa niña de ojos soñadores.
Eses discos autografiados por un cantante que un día pusieron banda sonora a mi vida.
Ese puzzle de 500 piezas al que dedique parte de mi tiempo, para resolverlo, poco a poco, pieza por pieza, con paciencia.
Ese peluche que un día me regaló un amigo y que hoy me recuerda que nuestra amistad ha vencido al tiempo y a la distancia.
Ese libro guardado en la mesita de noche, ese libro de magia que un día me regaló alguien verdaderamente mágico y que me hizo ver que “tener fe es como tener alas”.
Ese pequeño álbum del último cumpleaños, en el que no solo hay fotos, si no que en sus entrañas también guarda alguna que otra letra, y sobre todo mucho cariño.
Esa cajita de besos custodiada por un pato amarillo.

Sigo observando y encuentro esa carpeta en la que guardo tantas cosas, que tal vez para el resto del mundo tan solo sea basura. Las entradas de cine caducadas para recordar aquella tarde, el silbato de aquel concierto en el que pedía a gritos que no se acabara la noche, el billete de tren que en un día cualquiera del calendario logró que yo rompiera con la distancia, aquella carta que alguien un día me escribió (oh, como me gustaba escribir y recibir cartas), tantas cosas más…

Y no se porque colecciono fotos, cartas, billetes de tren, unas simples entradas. Ni tan siquiera sé porque escribo mis días en papel.
A veces pienso y creo encontrar el motivo: miedo a olvidar.

Miedo a olvidar todos los momentos que un día me hicieron sonreír.

3 comentarios:

gabriel dijo...

Yo tambien tengo miedo a olvidar esas cosas, pero no necesito guardar esas cosas, sé que hay recuerdos que no se van a olvidar, NO, me niego. Y si me olvido de alguno será que realmente no merecía la pena, los buenos recuerdos de verdad jamás se olvidan ^^

:**************

Princesa_DeAquelViejoReinoPerdido dijo...

Cada objeto guarda en su interior un poco de esa esencia del tiempo, un trozo de nuestra vida, de nuestras vivencias, de nuestra alma...
Que bien lo has sabido explicar... Bonito texto. Yo tambien me resisto a olvidar esos momentos de felicidad porque sería olvidarme a mí misma.
Un besoo hada;)

Karela dijo...

oh me encanta este blog esti
esta muy currado, es precioso en general ;)
y si, todos tenemos miedo a olvidar, por eso la gente apunta cosas, dibuja, fotografia, cuenta sus experiencias y escribe, escribe, escribe.