lunes, 1 de agosto de 2011

¡No le abandones!

A veces pienso que son unos rebeldes sin causa, pero sin duda tienen un gran amor por todo animal viviente.

Ayer, mis hermanos llegaron a casa con un perro que les habia seguido. Decían que llevaba dando vueltas por el pueblo y que siempre acababa volviendo a la playa, donde ellos estaban. El pobre animal estaba asustado, lloraba. No sabíamos si se había extraviado o perdido, aunque todo hacía presagiar lo segundo (no tenía collar). Parecia no llevar mucho tiempo sola, tenia el pelo brillante, y no estaba para nada descuidada.

Tratamos de darle de beber pero no quiso.
Y mientras tanto se me ocurrió llamar a una vecina que sabía que colaboraba con la protectora de animales. Para nuestro pesar, aquí no hay refugio, con lo cual dependen de las casas de acogida que estaban ya a tope. Con lo cual me dijo que le hiciera un par de fotos, para ver si alguien se animaba a darle un techo ante la imposibilidad de dárselo nosotros.

Le dimos de comer. Tenía hambre. Se dejaba acariciar.

"Un poder conlleva una gran responsabilidad", pues lo mismo sucede cuando uno decide poner un animal en su vida. Una vez tomas la decisión, es con todas las consecuencias y responsabilidades.
Así que si esa es la decisión que tomas, pase lo que pase, no le abandones. Si no te puedes hacer cargo por cualquier circunstancia en un momento dado, seguro que hay alguien esperando a darle otro hogar, cuidarlo y darle cariño, algo que no va a encontrar en las calles. 


4 comentarios:

Noeh dijo...

Yo soy una de esas afortunadas que le dio un hogar y cariño a un perro abandonado. Y aunque a veces es un pequeño dinosaurio que no deja nada en pie y por el que recibo mil broncas de mi madre (¡cómo le gusta romper plantas! xDD), es... indescriptible lo que se recibe a cambio, es un perro 'superagradecido' y cariñoso :_)

Fabio Dacosta dijo...

Yo siempre pensé en que, si tuviese espacio, querría tener un perro. Pero nada de comprar uno en una tienda de animales, qué va, con la cantidad de perros abandonados que hay.

No comprendo cómo alguien puede abandonar a esa preciosidad de perrita o, en el caso de Noeh (que, por cierto, acabo de darme cuenta de que ya no es pequenotrasgo) a Zero, que también es un animal (por lo que he visto en las fotos) precioso.

Hay gente demasiado cruel en el mundo.

Laury dijo...

Los animales que son acogidos lo agradecen toda la vida, en octubre del año pasado murió mi perro después de 15 años con nosotros, lo encontramos en un campo desidratado, desnutrido y garrapatoso, pensábamos que no lo contaría y ya ves... ^^

Zai dijo...

Había que moler a palos a quien lo abandono! Grrrrr
Pobreciño, con lo bonitiño que es. Espero que encuentre un hogar pronto :)